EL EXCESO DE PRESIÓN ABDOMINAL Y LA POSTURA


Todas las clases hablamos y trabajamos sobre el equilibrio abdominal, el poquito de todo (os suena, jajaja).

Voy a intentar explicar un poco más en profundidad la importancia de esto y como nos afecta a la postura.

En condiciones ideales de equilibrio, cualquier variación de presión que se produzca, ya sea  la risa, la tos o estornudo o una actividad  física, debe ser repartida por igual por todo  el espacio abdominal, afectando por igual a todas las vísceras excepto la uretra.

La respiración ya implica una variación de la presión en este espacio abdominal, el descenso del diafragma para facilitar la entra de aire a los pulmones lleva implícito la reducción de este espacio y por tanto un aumento de la presión en el interior.


Cuando el abdominal o del diafragma no funciona correctamente, ya sea por exceso de tensión en alguna de ellas o por falta de tono muscular, no pueden  realizar una buena distribución de las presiones en un momento determinado de esfuerzo como un estornudo o como el arranque de subir la bolsa de la compra al maletero del coche. Y esto  nos puede ocasionar distintos problemas físicos como hernias, patologías lumbares, lesiones en extremidades inferiores, problemas en el suelo pélvico, etc.

Un exceso de tono en el diafragma tiene una incidencia muy alta en la actitud postural de las personas.

La hipertonicidad diafragmática reducirá el espacio abdominal lo que conlleva una alteración de la musculatura profunda  abdominal, primordialmente del transverso abdominal (TA), musculo encargado de la contención visceral por delante. Esta alteración mantenida de forma continua por mucho tiempo provoca un exceso de trabajo en esta musculatura que finalmente terminará perdiendo todo, lo que implica menor capacidad de resistir las distintas fuerzas involuntarias de las que hablábamos anteriormente.

Si el transverso pierde tono muscular, la paredes limitante pierde facultades y el reparto de presiones dentro del espacio abdominal ya no se reparte equitativamente. Si esto sucede, el riesgo de sufrir problemas a nivel la columna lumbar y el suelo pélvico aumentas.

Aprender a controlar esta musculatura, tanto la respiración (diafragma), como los músculos internos (TA, suelo pélvico) nos lleva a su equilibrio.  Los músculos que estén llevando un exceso de presión podremos hacer que se relajen, mientras que los que no están trabajando, por falta de fuerza o porque no les estamos dejando trabajar, empiecen a hacerlo y así coger tono encontrando nuestro equilibrio y el buen funcionamiento de nuestros músculos abdominales.

¿Cómo se si tengo tensión y donde?

Cuando nos quedamos tumbados boca arriba sobre el reformer y abrimos el carro, puede ocurrir “dos cosas”.

1º. Es que el ombligo se nos hunda hacia el interior, siendo incapaces de cerrar nuestras costillas al exhalar.


En este caso, estamos dando un exceso de presión a nuestros abdominales provocando un bloqueo en el diafragma, no le dejamos realizar su función, dejar espacio a al aire. Suele provocar dolores cervicales, ansiedad....

2º. Es que la presión de las costillas el exhalar sea tan fuerte que nuestros abdominales salgan hacia fuera.

En este caso tenernos esa hipertonicidad diafragmática que hablamos anteriormente desconectando el transverso y con el él suelo pélvico.

Esto suele provocar problemas en la zona lumbares, caderas, pubis, suelo pélvico…

Si la activación se produce de forma correcta y en la perfecta sincronización, la barriga debería quedarse en la misma altura cuando realizamos los movimientos, tanto de extensión, como flexión, rotación…


Este detalle es muy importante para cuestionar la realización de los ejercicios abdominales tradicionales en aquellas personas que no disponen de una buena activación de la musculatura profunda ni una correcta sincronización de todo el conjunto muscular abdominal (por ejemplo el posparto), pues con la práctica de estos ejercicios se está fortaleciendo la musculatura superficial (recto del abdomen, ”la tableta de chocolate”) a costa de inhibir y disminuir el tono del transverso abdominal, favoreciendo a una mayor hipertonicidad diafragmática.

Por lo tanto en el equilibrio esta el éxito.





Estela Franco
Director técnico de Pilates Pilates Wellness Bodystar.
Certified Pilates Instructor PMA (R)-CPT ID 12752.

Comentarios

Entradas populares de este blog