PILATES, LA PANACEA UNIVERSAL


Los médicos lo recomiendan cada vez más, para la osteoporosis, artrosis, hernias, protrusiones, escoliosis, estenosis, déficit de masa muscular, debilidad del suelo pélvico, lesiones de meniscos, de LCA, fibromialgia, lupus, embarazo, posparto…

Parece la pastilla mágica, Pilates vale para todo. Suena a broma, a un reclamo publicitario para ganar clientes, pero resulta que es cierto.

En todos mis años de experiencia aun no he visto para qué no es útil Pilates. Solo para un tipo de persona, a la que lo le guste esta práctica. Como cualquier otro deporte, Pilates no tiene porque gustar a todo el mundo. No a todo el mundo le gusta el futbol, por ejemplo, y  es totalmente respetable. Es muy importante que cada persona encuentre su actividad, una actividad donde se sienta cómodo y motivado. Pilates es una opción más en esa búsqueda. 

Os quiero ir explicando porque Pilates es tan completo y con sinceridad cada año descubro más beneficios de esta práctica. A medida que uno va desarrollando su conciencia corporal, va cogiendo fuerza, más equilibrio, etc., el cuerpo va abriendo nuevas puertas de conocimiento y de control interno que te hace entender porque Pilates “vale para todo”.

En los cursos de formación siempre preguntamos“¿qué es para ti Pilates?”, cuando los alumnos me lo preguntan a mi siempre les respondo lo mismo “CONTROL, CONTROL Y CONTROL”. Teniendo control entre tu cuerpo y tu mente,  tú te haces dueño de ti mismo, de tus acciones y movimientos.


Para llegar a ese control necesitamos: Conciencia corporal.
¿Qué es la conciencia corporal?. Es saber dónde está nuestro cuerpo, aquí y ahora, en el espacio.
Para ello, es necesario preguntarse sobre cómo se siente uno, tener una mirada “hacia dentro” que nos permita responder de manera correcta que está pasando en este momento. Para  esto necesitamos concentración. Principio básico del método Pilates.

¿Para qué nos sirve?. Nos ayuda a controlar nuestra postura, evitar tensiones y con ello a realizar los movimientos con una mayor calidad y precisión evitando lesiones, contracturas, dolores y el estrés asociado al dolor y la incapacidad.
A unos músculos sueltos libres de tensión les llega mejor el oxigeno, los nutrientes, etc., también porque podemos respirar mejor si estos están relajados, no olvidemos que la respiración utiliza una importante cantidad de músculos para efectuarse, tener relajados y flexibles estos músculos van a hace que tengamos bien oxigenado todo el cuerpo y de esta manera conseguimos una mayor resistencia muscular y retrasaremos la fatiga. Esto va a evitar muchas lesiones musculares como roturas fibrilares, inflamaciones en los periostios y en las articulaciones.

Por ese motivo trabajamos la respiración en Pilates, otro principio básico de Pilates. Como decía J.Pilates, la respiración hace el símil de “una ducha interna”. A través de la respiración ayudamos al sistema linfático, cuyo motor no es otro que nuestros músculos, a expulsar todas las toxinas de nuestro cuerpo.  Por lo tanto ya estamos encontrando beneficios para los linfedemas y enfermedades como la fibromialgia y el lupus.

Y en referencia a deportistas, tanto en trabajos aeróbicos de resistencia, (ciclismo, running…)  como de carácter más explosivo (futbol, esquí, tenis…), un musculo bien oxigenado y sin estrés miofascial  va a ayudar a evitar sobrecargas, contracturas, roturas de fibras, etc., ayudando a ganar fuerza a sus músculos, precisión en sus movimientos y resistencia.

También se dice que es bueno para la espaldaEsta más que comprobado que la activación del suelo pélvico va acompañada de la activación del transverso abdominal. Es decir si no trabajamos (y para ello hay que fortalecerlo),  desde nuestro suelo pélvico, nuestro centro (nuestra faja abdominal), no se fortalece de manera adecuada. Una buena faja abdominal nos ayuda a tener un buen sostén del cuerpo, evitando el aplastamiento vertebral, importante por lo tanto para el posparto, cesáreas y/u operaciones donde se ve comprometido esta faja abdominal. Esto, junto al trabajo de elongación en lo que está basado el método nos ayuda para evitar hernias y protrusiones aliviando el dolor lumbar, pinzamientos del nervio ciático, síndrome del piramidal, entumecimiento de los miembros, etc.

El fortalecimiento del suelo pélvico es realmente importante para evitar prolapsos, perdidas de orina, y otros tantísimos problemas asociados al parto. Un debilitado suelo pélvico agrava los problemas lumbares debido a la falta de sostén. Adecuado entonces para mujeres embarazas  o posparto al igual que personas operadas del suelo pélvico.

En cuanto a la masa ósea. Los ejercicios de Pilates están diseñados para el fortalecimiento global del cuerpo trabajando desde la musculatura más profunda, es decir, desde los músculos que se encuentran más cerca de los huesos. Esa contracción muscular y más aún, los realizados contra resistencia (muelles), hacen que los músculos realicen tracciones a nivel óseo, provocando que los huesos retengan y generen mayor densidad, estimulando la formación de masa ósea. Además estos ejercicios se hacen prestando mucha atención a la alineación corporal, como comentábamos anteriormente, lo que convierte a esta práctica en un ejercicio completamente seguro para tus articulaciones.

Por lo tanto, podemos decir que previene y mejora la osteoporosis y es bueno para enfermedades articulares como a la artrosis o la artritis

Y también no hay que olvidarse de nuestros órganos. Una estructura bien alineada y fuerte va a provocar que nuestros órganos no sufran presión, por lo que mejoraremos en digestión, evacuación, etc.


Se podría analizar cada lesión y cada objetivo para describir los beneficios que te aporta esta práctica. Está claro que trabajando desde los principios del método, respetamos nuestro cuerpo, y desde mi humilde opinión, utilizando las mismas palabras del genio, creo que “es el primer requisito para ser feliz”.








Autora: Estela Franco
Director técnico de Pilates Wellness Bodystar. 
PMA (R)-CPT ID 12752.

Comentarios

Entradas populares de este blog