¿LA SALUD ES CARA?


“Pues si mi profesor de ciclo da Pilates en mi centro fítness y el médico me dijo que eso a mí me iba a venir muy bien, y precisamente ayer me dijo Luis que me metiera en una clase con él. ¡Pues voy a probar!, haber que tal me va”.

Nadie pone en duda que el personal que trabaje en centros de fitness no esté preparado. Ni  tampoco que hacer un trajo fitness este mal. Es un trabajo estupendo, pero hay que dejar claro que no tiene nada que ver con el método Pilates.


Aún siendo el mejor profesor de Pilates, hay que tener en cuenta varios factores a la hora de elegir donde me meto a hacer Pilates. Un grupo donde el promedio de personas por clase es de unas  “20” y cada día un grupo diferente e incluso un profesor diferente, está claro que Pilates no vas a hacer. Y es algo sencillo de entender. En un grupo grande es imposible mantener la fluidez de la clase. Para trabajar el método Pilates necesitamos concentración, como cualquier otra disciplina requiere una constancia y una dedicación. Si no podemos tener concentración, no vamos a poder controlar la respiración y si no respiramos correctamente no vamos a poder estabilizar nuestras centro y sin este no vamos a tener ningún control sobre nuestros movimiento viéndose muy comprometida nuestra postural por lo que corremos el riesgo de lesionarnos o de salir peor que entramos. Por lo tanto nunca podre decir que estoy haciendo Pilates.

Lo peor, bajo mi punto de vista, y lo que más me preocupa, es que la gente cree que hace Pilates, y cuando salen de las clases no solo no se siente aliviado de su dolor, sino que encima sale con un dolor de cuello tremendo, agobiado entre otras muchísimas cosas y diciendo “esto no es para mí”. Esa persona no vuelve nunca más a hacer Pilates, pudiendo ser una solución fácil y en muchos casos la menos agresiva a su dolencia.   

Si pensáis que Pilates es caro creo que es porque no estáis pensando a largo plazo. Mi salud es lo que yo más valoro y no puedo ponerla precio. Mi cuerpo está conmigo 24h al día y espero que por muchos años, obtener calidad de vida a futuro creo que es lo que más rica me va a hacer y lo mejor es que no tengo que esperar, es que ya me estoy beneficiando.

Yo pienso que  “Quien compra barato, compra dos veces”. 

Pararos a pensar un segundo,  cuantas veces os ha dolido la espalda, habéis tenido una tendinopatía en el manquito rotado, dolor en las muñecas, dolor cervical… ¿cuánto tiempo has padecido el dolor?, ¿cuándo dinero te has gastado en fármacos, masajistas…?,  ¿cuánto tiempo has perdido de hacer tu actividad deportiva, trabajo, atender tu casa, hijos… por una lesión?, ¿Qué otras secuelas te ha dejado, como las defensas bajas, por lo que te has constipado, dolor de estómago…?. Te suela lo de “las cosas no viene sola”.


 Y ahora yo te pregunto: ¿es más importante tu dinero que tu tiempo,  tu salud o tu familia?

Comentarios

Entradas populares de este blog