PREVENIR EL DOLOR CERVICAL

Uno de los problemas más frecuentes son las contracturas en el músculo trapecio, a la altura donde acaban las cervicales. Cuando ya no soportamos más el dolor recurrimos a antiinflamatorios previa o sin visita al traumatólogo que nos permite sobrellevar el dolor, y aquellos que se lo pueden permitir recurren a un masaje de fisioterapeuta que deshace la contractura y soluciona el problema por un tiempo.
El origen de estas contracturas debemos buscarlo en los músculos profundos, en los vertebrales y paravertebrales que son los que están destinados a mantener la postura manteniendo los espacios adecuados entre vértebras y que las curvas fisiológicas de la columna sean normales.
Con la actividad diaria y el mantenimiento de posiciones estáticas de forma continuada obliga a estar en constante trabajo a los músculos posturales, es por eso que tienden a acortarse reduciendo así los espacios entre vértebras, una anteriorización de la columna cervical y con ella, en busca de una postura más cómoda e inconscientemente llevamos los hombros hacia adelante provocando la anteriorización del eje escapular (clavícula, cuello y omóplatos) dando lugar a un exceso de curva en la columna dorsal.
efecto acortamiento vertebrales
En la imagen podemos ver un ejemplo típico de acortamiento de la musculatura vertebral y paravertebral con la consiguiente anteriorización del eje escapular.

A la anteriorización del eje escapular el cuerpo reacciona ayudándose del músculo trapecio para intentar mantener la postura adecuada, pero éste es un músculo funcional, apto para acciones dinámicas, con lo que el tener que realizar funciones posturales lleva a su fatiga, que se traducen en contracturas muy dolorosas reduciendo su efectividad en el trabajo en las acciones dinámicas.

Pilates trabaja fortaleciendo toda la musculatura estabilizadora de todo el cinturón escapular (redondos, romboides, serratos...) y conjuntamente con todos los paravertebrales que dan soporte a nuestro estabilidad cervical. 
Al mantener la musculatura interna fuerte, nuestro cuerpo puede soportar nuestros largos días de trabajo manteniendo nuestra postura y con ello dejar de solicitar a la musculatura externa como los trapecios para que realicen este trabajo. Esto provoca una descarga de dicha musculatura liberándolos de tensión y sobrecargas y manteniendo una mejor funcionalidad del trabajo muscular, lo que nos ayuda a un menor riesgo de lesiones musculares, tendinosas y óseas.

Autora: Estela Franco

Director Técnico Pialtes Wellness Bodystar.
Experto Método Pialtes en rehabilitación y cinesiterapia. 
Director técnico de Pilates. PMA (R)-CPT ID 12752.

Comentarios

Entradas populares de este blog